martes, 25 de marzo de 2014

Jornada de Confesión de 24 horas

Las “24 horas para el Señor” se realizarán desde las 17 del viernes 28 de marzo hasta las 17 del sábado 29 de marzo. Es una invitación del Santo Padre a través del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, y que el mismo Pontífice también lo hará en Roma. En Córdoba lo haremos en la Basílica de Nuestra Señora de la Merced.

Atendiendo a esta invitación del Papa Francisco, nuestro Arzobispo Monseñor Carlos Ñáñez nos convoca a realizar esta jornada en la Basílica de Nuestra Señora de la Merced (25 de Mayo 83 - Córdoba Capital), desde las 17 del viernes 28 de marzo hasta las 17 del sábado 29 de marzo.

Evangelizar a la luz de la confesión

La idea original es que, a partir de las 17.00 del 28 de marzo, durante 24 horas, al menos una iglesia en cada diócesis permanezca abierta para permitir a todos los que quieran, acercarse a la confesión y a la adoración eucarística.

Según la carta, firmada por el presidente del Pontificio Consejo, el arzobispo Rino Fisichella, "la propuesta se dirige a toda la Iglesia, con la intención de ser capaz de crear una tradición que se repita anualmente el cuarto domingo de cuaresma".

"La Nueva Evangelización tiene entre sus tareas, que se vuelve cada vez más central, el sacramento de la reconciliación. Por esta razón, se propone hacer la mayor parte de la cuaresma como particularmente adaptado a vivir la experiencia de evangelización a la luz de la confesión", escribió monseñor Fisichella. Y como no podía ser de otra manera, también en Roma se vivirá esta jornada. El viernes 28 de marzo a las 17.00, el Santo Padre presidirá la solemne liturgia penitencial en la Basílica de San Pedro, durante la cual él mismo confesará a algunas personas.

La iniciativa nace, explica monseñor Fisichella en una entrevista realizada por Avvenire, porque "por un lado está la preciosa contribución del Sínodo sobre la nueva evangelización, durante el cual muchos padres sinodales han recordado la importancia de la reconciliación, sacramento "hermano" del bautismo. Por otro, "está el constante mensaje de misericordia que el papa Francisco casi cotidianamente dirige a la Iglesia". Por esto, señala, "hemos pensado que quizá es útil en el período de cuaresma ofrecer un momento para la reconciliación con Dios y consigo mismo".

Que María Santísima, la Madre dolorosa que estuvo al pie de la cruz de su Divino Hijo, nos regale un corazón generoso para ofrecer este sacramento y vivir la reconciliación.

Fuente: Arzobispado de Córdoba

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario.