Agenda semanal y Avisos 26 de Noviembre al 3 de Diciembre

DOMINGO 26 DE NOVIEMBRE

FIESTA DE JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO
11:00 hs: Santa Misa.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario.
20:00 hs: Santa Misa.

LUNES 27 DE NOVIEMBRE

19:15 hs: Rezo del Santo Rosario.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.

MARTES 28 DE NOVIEMBRE

17:30 a 19:00 hs: Espacio de psicopedagogía y gerontología (Ester Prieto).
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario.
20:00 hs: Santa Misa.

MIÉRCOLES 29 DE NOVIEMBRE

15:30 hs: Reunión de padres en el Colegio Parroquial.
17:00 hs: Espacio de escucha y orientación psicológica. (Lic. María de los Ángeles Garzón).
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario.
20:00 hs: Santa Misa.

JUEVES 30 DE NOVIEMBRE

19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario.
20:00 hs: Santa Misa de egresados de sexto grado del Colegio Parroquial.

VIERNES 1 DE DICIEMBRE

10:30 a 12:00 hs: Apoyo escolar primario.  
18:00 a 20:00 hs: Comunidad juvenil.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario.
20:00 hs: Santa Misa.

SÁBADO 2 DE DICIEMBRE

18:30 hs: Bautismos.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario.
20:00 hs: Santa Misa.

DOMINGO 3 DE DICIEMBRE

INICIO DEL ADVIENTO.
11:00 hs: Santa Misa.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario.
20:00 hs: Santa Misa.
• La parroquia dispone de un Grupo Terapéutico para personas en duelo que han perdido a un ser querido, que trabaja como un  centro de acompañamiento psicológico en procesos de duelo. Está a cargo de la Lic. Ana Bustos y la Lic. Pamela Dagatti. Si estás interesado comunícate al celular: 351 7579603.
• Recordamos que todos los días durante el Mes de María (hasta el 8 de diciembre) rezamos el Santo Rosario a las 19:15 hs.
• La parroquia cuenta con un espacio en psicopedagogía y gerontología los días martes a las 16:30 hs. Y también un espacio de escucha psicológica los miércoles a las 17 hs. Por más detalles consultar en secretaría.

• Invitamos a participar del Grupo de Madres y Padres Orantes que se reúne todos los jueves de 9 a 10 horas en la casa de las Hermanas Salesias ubicada en calle Albano de Laberge 6265, Barrio Granja de Funes, TE: 03543-428823.
• Para el ropero comunitario que funciona en la parroquia, se solicita la colaboración con ropas en buen estado y también personas voluntarias que puedan colaborar en la tarea de selección y clasificación de lo que se recibe.

• El próximo Domingo comienza el ADVIENTO. Bendeciremos la Corona de Adviento de la parroquia y las de aquellos fieles que las traigan a las misas del fin de semana.

• Para la ayuda alimentaria a zonas carenciadas de nuestra y otras parroquias vecinas, cáritas solicita colaborar con: harina, polenta, lenteja, leche en polvo, té, yerba, galletas.

• Informamos que la parroquia tiene presencia en las Redes Sociales, particularmente en Facebook y en Twitter, que serán dos nuevas maneras de mantenernos comunicados usando los medios tecnológicos modernos. El blog parroquial en internet sigue activo en su forma habitual lo mismo que las comunicaciones por correo electrónico para las personas que se registren.
> Facebook Parroquia Nuestra Señora del Valle: Hacer clic acá.
> Twitter Nuestra Señora del Valle: Hacer clic acá.

• Ponemos en conocimiento de los fieles que la parroquia afronta importantes gastos para su sostenimiento (luz, gas, impuestos, jardinería, reparaciones y mantenimiento, vereda, dársena de estacionamiento, flores, elementos litúrgicos, etc.) y también para colaborar con familias de zonas con carencias en zona de Los Boulevares y Argüello norte. A los efectos de facilitar la posibilidad de contribuir tenemos diversas opciones a disposición de los que así lo deseen:
A la vez que recordamos que no se realizan campañas a domicilio pidiendo colaboración en nombre de la parroquia ni del párroco, ni tampoco por medio de grupos de scouts que no tenemos. Ante cualquier situación de esta naturaleza formular la correspondiente denuncia a la autoridad policial.

Lecturas de la Misa del Domingo de Jesucristo Rey del Universo

JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO

PRIMERA LECTURA
Lectura de la profecía de Ezequiel (Ez 34, 11-12. 15-17)

Así habla el Señor: ¡Aquí estoy yo! Yo mismo voy a buscar mi rebaño y me ocuparé de él. Como el pastor se ocupa de su rebaño cuando está en medio de sus ovejas dispersas, así me ocuparé de mis ovejas y las libraré de todos los lugares donde se habían dispersado, en un día de nubes y tinieblas. Yo mismo apacentaré a mis ovejas y las llevaré a descansar –oráculo del Señor–. Buscaré a la oveja perdida, haré volver a la descarriada, vendaré a la herida y sanaré a la enferma, pero exterminaré a la que está gorda y robusta. Yo las apacentaré con justicia. En cuanto a ustedes, ovejas de mi rebaño, así habla el Señor: “Yo Voy a juzgar entre oveja y oveja, entre carneros y chivos”.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 22, 1-3. 5-6

R. El Señor es mi pastor, nada me puede faltar.

El Señor es mi pastor, nada me puede faltar.
Él me hace descansar en verdes praderas.
Me conduce a las aguas tranquilas y repara mis fuerzas;
me guía por el recto sendero, por amor de su Nombre. R.

Tú preparas ante mí una mesa,
frente a mis enemigos;
unges con óleo mi cabeza
y mi copa rebosa. R.

Tu bondad y tu gracia
me acompañan a lo largo de mi vida;
y habitaré en la Casa del Señor,
por muy largo tiempo. R.

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los cristianos de Corinto (1Cor 15, 20-26. 28)                               

Hermanos: Cristo resucitó de entre los muertos, el primero de todos. Porque la muerte vino al mundo por medio de un hombre, y también por medio de un hombre viene la resurrección. En efecto, así como todos mueren en Adán, así también todos revivirán en Cristo, cada uno según el orden que le corresponde: Cristo, el primero de todos; luego, aquellos que estén unidos a él en el momento de su Venida. En seguida vendrá el fin, cuando Cristo entregue el Reino a Dios, el Padre, después de haber aniquilado todo Principado, Dominio y Poder. Porque es necesario que Cristo reine hasta que ponga a todos los enemigos debajo de sus pies. El último enemigo que será vencido es la muerte. Y cuando el universo entero le sea sometido, el mismo Hijo se someterá también a Aquel que le sometió todas las cosas, a fin de que Dios sea todo en todos.
Palabra de Dios.

EVANGELIO
+ Lectura del Santo Evangelio según san Mateo (Mt 25, 31-46)
Jesús dijo a sus discípulos: Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones serán reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquellas a su derecha y a éstos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; era forastero, y me alojaron; estaba desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver”. Los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fluimos a verte?”. Y el Rey les responderá: “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”. Luego dirá a los de su izquierda: “Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; era forastero, y no me alojaron; estaba desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron”. Éstos, a su vez, le preguntarán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, forastero o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?”. Y él les responderá: “Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo”. Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna.
Palabra del Señor

Programa de actividades para la beatificación de Madre Catalina

En el marco de la beatificación de Catalina de María Rodríguez, fundadora de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, habrá una amplia agenda de eventos en Córdoba. Actividades de la previa, y lo propio de la celebración central que tendrá lugar el sábado 25 de Noviembre a las 10 horas en la capital cordobesa.

Jueves 23 de Noviembre
Visitas guiadas desde las 16 horas. En la Casa Madre (David Luque 560, barrio General Paz).

Viernes 24 de Noviembre
Desde temprano. Llegada de contingentes de todo el país para participar de la beatificación de Madre Catalina. Se podrán registrar en el SUM Madre Catalina (entrada por calle Pringles 540), serán recibidos por equipos de servidores.

14.30 hs: Convocatoria de las delegaciones juveniles en la Escuela Normal Superior Dr. Agustín Garzón Agulla (Viamonte 150 Bº General Paz). La entrada de los jóvenes será por calle 25 de Mayo.

16.00 hs: Misión urbana “Catalina de María, nueva Beata”, en más de 25 puntos de la ciudad de Córdoba (Jóvenes y adultos). Más de 1200 jóvenes participarán de la movida Catalina.

18 a 19 hs: Adoraciones simultáneas en “lugares Catalinos” significativos en la vida de Madre Catalina, Iglesia Catedral Ntra. Sra. La Asunción (fue bautizada), Monasterio Santa Catalina de Siena (recibe la inspiración del Sueño Dorado), Iglesia de la Compañía de Jesús (por su adhesión a los Ejercicios espirituales Ignacianos), Iglesia del Pilar (donde contrae matrimonio).

19.00 hs: Concentración en la Plaza San Martín. Acto protocolar con la presencia de autoridades civiles de Córdoba. Bendición a los jóvenes.

20.00 hs: Peregrinación festiva “El cielo está de fiesta” desde Plaza San Martín hacia el predio de la Beatificación.

21.00 hs: Noche cultural con espectáculos, bandas musicales y de oración, termina 00 hs.

Sábado 25 de Noviembre
7:00 hs: Vigilia para los peregrinos y delegaciones que vayan ingresando al predio. Hasta las 9 previa con oración y animación de cinco momentos claves en la vida de Madre Catalina. Llegada de la Virgen del Rosario del Milagro Patrona de la Arquidiócesis de Córdoba.

10:00 hs: Celebración Eucarística de la beatificación en la que Catalina de María será declarada BEATA Argentina y cordobesa, preside Cardenal Ángelo Amato enviado del Papa Francisco.

Domingo 26 de Noviembre
10:00 hs: Convocatoria en el Atrio de la Catedral de Córdoba

10.30 hs: Misa de acción de gracias por la nueva BEATA Catalina de María Rodríguez, presidida por el Arzobispo de Córdoba monseñor Carlos Ñáñez en el Atrio de la Catedral.

De 14 a 22:00 hs: En este horario quedan turnos disponibles para las visitas guiadas a:
servidoresmcatalina@gmail.com  o comisionservidores@gmail.com

► Lunes 27 de Noviembre
20:00 hs: Misa por el aniversario de su nacimiento en el Paseo Madre Catalina (Parque General Paz) preside Monseñor Carlos Ñáñez.

Para más información por favor hacer clic acá.

Catequesis del Papa Francisco sobre la santa misa (número 3)

El Papa Francisco ofreció la tercera catequesis sobre la Misa durante la Audiencia General en la Plaza de San Pedro. A continuación, la catequesis completa del Papa:
Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Prosiguiendo con las Catequesis sobre la Misa, podemos preguntarnos: ¿Qué cosa es esencialmente la Misa? La Misa es el memorial del Misterio pascual de Cristo. Ella nos hace partícipes de su victoria sobre el pecado y la muerte, y da significado pleno a nuestra vida.

Para esto, para comprender el valor de la Misa debemos sobre todo entender el significado bíblico del “memorial”. Esto «no es solamente el recuerdo – el memorial no es solamente un recuerdo –, de los acontecimientos del pasado, sino estos acontecimientos se hacen, en cierta forma, presentes y actuales. De esta manera Israel entiende su liberación de Egipto: cada vez que es celebrada la Pascua, los acontecimientos del Éxodo se hacen presentes a la memoria de los creyentes a fin de que conformen su vida a estos acontecimientos» (Catecismo de la Iglesia Católica, 1363). Jesucristo, con su pasión, muerte, resurrección y ascensión al cielo ha llevado a cumplimiento la Pascua. Y la Misa es el memorial de su Pascua, de su “éxodo”, que ha realizado por nosotros, para sacarnos de la esclavitud e introducirnos en la tierra prometida de la vida eterna. No es solamente un recuerdo, no, es algo más: es hacer presente aquello que ha sucedido hace veinte siglos atrás.

La Eucaristía nos lleva siempre al ápice de la acción de salvación de Dios: el Señor Jesús, haciéndose pan partido por nosotros, derrama sobre nosotros toda su misericordia y su amor, como lo ha hecho en la cruz, para así renovar nuestro corazón, nuestra existencia y el modo de relacionarnos con Él y con los hermanos. Dice el Concilio Vaticano II: «La obra de nuestra redención se efectúa cuantas veces se celebra en el altar el sacrificio de la cruz, por medio del cual Cristo, que es nuestra Pascua, ha sido inmolado» (Constitución Dogmática, Lumen Gentium, 3).

Toda celebración de la Eucaristía es un rayo de ese sol sin ocaso que es Jesús resucitado. Participar en la Misa, en particular el domingo, significa entrar en la victoria del Resucitado, ser iluminados por su luz, abrigados por su calor. A través de la celebración eucarística el Espíritu Santo nos hace partícipes de la vida divina que es capaz de transfigurar todo nuestro ser mortal. Y en su paso de la muerte a la vida, del tiempo a la eternidad, el Señor Jesús nos lleva también a nosotros con Él para hacer la Pascua. En la Misa se hace Pascua. Nosotros, en la Misa, estamos con Jesús, muerte y resucitado y Él nos lleva adelante, a la vida eterna. En la Misa nos unimos a Él. Es más, Cristo vive en nosotros y nosotros vivimos en Él: «Yo estoy crucificado con Cristo – dice San Pablo – y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí: la vida que sigo viviendo en la carne, la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí» (Gal 2,19-20). Así pensaba Pablo.

Su sangre, de hecho, nos libera de la muerte y del miedo a la muerte. Nos libera no sólo del dominio de la muerte física, sino de la muerte espiritual que es el mal, el pecado, que nos toma cada vez que caemos victimas de nuestro pecado y del de los demás. Y entonces nuestra se contamina, pierde belleza, pierde significado, muere.

Cristo en cambio no devuelve la vida; Cristo es la plenitud de la vida, y cuando ha afrontado la muerte la ha derrotado para siempre: «Resucitando destruyó la muerte y nos dio vida nueva». La Pascua de Cristo es la victoria definitiva sobre la muerte, porque Él ha transformado su muerte en un supremo acto de amor. ¡Murió por amor! Y en la Eucaristía, Él quiso comunicarnos su amor pascual, victorioso. Si lo recibimos con fe, también nosotros podemos amar verdaderamente a Dios y al prójimo, podemos amar como Él nos ha amado, dando la vida.

Si el amor de Cristo está en mí, puedo donarme plenamente al otro, con la certeza interior que si incluso el otro debiera herirme yo no moriría; de lo contrario tendría que defenderme. Los mártires han dado la vida justamente por esta certeza de la victoria de Cristo sobre la muerte. Sólo si experimentamos este poder de Cristo, el poder de su amor, somos verdaderamente libres de donarnos sin miedo. Y esta es la Misa: entrar en esta pasión, muerte, resurrección, ascensión de Jesús. Y cuando vamos a Misa, es como si fuéramos al calvario, lo mismo. Piensen ustedes: si nosotros vamos al calvario – pensemos con imaginación – en ese momento, y nosotros sabemos que ese hombre ahí es Jesús. Pero, ¿nosotros nos permitiríamos hablar, tomar fotografías, hacer un poco de espectáculo? ¡No! ¡Porque es Jesús! Nosotros seguramente estaríamos en silencio, en el llanto y también en la alegría de ser salvados. Cuando nosotros entramos en la iglesia para celebrar la Misa pensemos esto: entro en el calvario, donde Jesús da su vida por mí. Y así desaparece el espectáculo, desaparece las habladurías, los comentarios y estas cosas que nos alejan de esta cosa tan bella que es la Misa, el triunfo de Jesús.                                                  

Pienso que ahora sea más claro como la Pascua se haga presente y obrante cada vez que celebramos la Misa, es decir, el sentido del memorial. La participación en la Eucaristía nos hace entrar en el misterio pascual de Cristo, donándonos pasar con Él de la muerte a la vida, es decir, al calvario, ahí. La Misa es rehacer el calvario, no es un espectáculo. Gracias.

Agenda semanal y Avisos 19 al 26 de Noviembre

DOMINGO 19 DE NOVIEMBRE

Primera Jornada Mundial por los Pobres.
11:00 hs: Santa Misa.
12:30 hs: Bautismos.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario.
20:00 hs: Santa Misa.

LUNES 20 DE NOVIEMBRE

Feriado Nacional.

MARTES 21 DE NOVIEMBRE

17:00 hs: Entrega de bolsones.
17:30 a 19:00 hs: Espacio de psicopedagogía y gerontología (Ester Prieto).
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario
20:00 hs: Santa Misa.
20:00 hs: Encuentro de Catequesis Pre Bautismal.

MIÉRCOLES 22 DE NOVIEMBRE

17:00 hs: Espacio de escucha y orientación psicológica. (Lic. María de los Ángeles Garzón).
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario
20:00 hs: Santa Misa.

JUEVES 23 DE NOVIEMBRE

18:00 hs: Reunión del Grupo Vicentino “Cura Brochero”.    
19:30 hs: Alcohólicos Anónimos.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario
20:00 hs: Santa Misa.

VIERNES 24 DE NOVIEMBRE

10:30 a 12:00 hs: Apoyo escolar primario.  
18:00 a 20:00 hs: Comunidad juvenil.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario
20:00 hs: Santa Misa.

SÁBADO 25 DE NOVIEMBRE

10:00 hs: Beatificación de Madre Catalina en Centro Cívico.
18:00 hs: Encuentro de Catequesis Pre Bautismal.
19:30 hs: Narcóticos Anónimos.
19:15 hs: Rezo del Santo Rosario
20:00 hs: Santa Misa.

DOMINGO 26 DE NOVIEMBRE    

Fiesta de Cristo Rey
11:00 hs: Santa Misa.
20:00 hs: Santa Misa.
• El próximo sábado 25 a partir de las 10 horas en el Centro Cívico del Bicentenario (al lado de la casa de gobierno “El Panal”) se realizará por primera vez en la ciudad de Córdoba una beatificación, presidida por el delegado del papa, Cardenal Ángelo Amato: Madre Catalina de María Rodríguez, cordobesa que vivió en la segunda mitad del siglo XIX, será beatificada. Invitamos a concurrir a esta celebración, y a lo largo de la semana en este blog parroquial iremos proporcionando toda la información necesaria vinculada con este hecho excepcional.
• Recordamos que durante el Mes de María (que termina el 8 de Diciembre) rezamos el Santo Rosario todos los días a partir de las 19:15 hs. Te esperamos…

• La parroquia dispone de un Grupo Terapéutico para personas en duelo que han perdido a un ser querido, que trabaja como un  centro de acompañamiento psicológico en procesos de duelo. Está a cargo de la Lic. Ana Bustos y la Lic. Pamela Dagatti. Si estás interesado comunícate al celular: 351 7579603.
• La parroquia cuenta con un espacio en psicopedagogía y gerontología los días martes a las 16:30 hs. Y también un espacio de escucha psicológica los miércoles a las 17 hs. Por más detalles consultar en secretaría.

• Invitamos a participar del Grupo de Madres y Padres Orantes que se reúne todos los jueves de 9 a 10 horas en la casa de las Hermanas Salesias ubicada en calle Albano de Laberge 6265, Barrio Granja de Funes, TE: 03543-428823.
• Para el ropero comunitario que funciona en la parroquia, se solicita la colaboración con ropas en buen estado y también personas voluntarias que puedan colaborar en la tarea de selección y clasificación de lo que se recibe.

• Invitamos a las personas con vocación de servicio al prójimo que se sumen al Grupo Vicentino “Cura Brochero” de la parroquia. Se realizan acciones solidarias con el carisma de San Vicente de Paul, y una vez a la semana se visitan diversos hogares geriátricos de la zona, llevando la Palabra y la Eucaristía a nuestros hermanos internados en los mismos. También se visitan familias de zonas carenciadas en Bajo Villa Belgrano para ayudarlos en sus necesidades, dar apoyo escolar, catecismo, etc.  Los interesados pueden concurrir a las reuniones que el Grupo tiene en la parroquia los 2° y 4° jueves de cada mes a las 18 horas.

• Para la ayuda alimentaria a zonas carenciadas de nuestra y otras parroquias vecinas, cáritas solicita colaborar con: harina, polenta, lenteja, leche en polvo, té, yerba, galletas.

• Informamos que la parroquia tiene presencia en las Redes Sociales, particularmente en Facebook y en Twitter, que serán dos nuevas maneras de mantenernos comunicados usando los medios tecnológicos modernos. El blog parroquial en internet sigue activo en su forma habitual lo mismo que las comunicaciones por correo electrónico para las personas que se registren.
> Facebook Parroquia Nuestra Señora del Valle: Hacer clic acá.
> Twitter Nuestra Señora del Valle: Hacer clic acá.

• Ponemos en conocimiento de los fieles que la parroquia afronta importantes gastos para su sostenimiento (luz, gas, impuestos, jardinería, reparaciones y mantenimiento, vereda, dársena de estacionamiento, flores, elementos litúrgicos, etc.) y también para colaborar con familias de zonas con carencias en zona de Los Boulevares y Argüello norte. A los efectos de facilitar la posibilidad de contribuir tenemos diversas opciones a disposición de los que así lo deseen:
A la vez que recordamos que no se realizan campañas a domicilio pidiendo colaboración en nombre de la parroquia ni del párroco, ni tampoco por medio de grupos de scouts que no tenemos. Ante cualquier situación de esta naturaleza formular la correspondiente denuncia a la autoridad policial.

Lecturas de la Misa del Domingo 33 del Tiempo Ordinario

DOMINGO 33° DEL TIEMPO ORDINARIO

PRIMERA LECTURA
Lectura del Libro de los Proverbios (Prov 31, 10-13. 19-20. 30-31)

Una buena ama de casa, ¿quién la encontrará? Es mucho más valiosa que las perlas. El corazón de su marido confía en ella y no le faltará compensación. Ella le hace el bien, y nunca el mal, todos los días de su vida. Se procura la lana y el lino, y trabaja de buena gana con sus manos. Aplica sus manos a la rueca y sus dedos manejan el huso. Abre su mano al desvalido y tiende sus brazos al indigente. Engañoso es el encanto y vana la hermosura: la mujer que teme al Señor merece ser alabada. Entréguenle el fruto de sus manos y que sus obras la alaben públicamente.
Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 127, 1-5

R. ¡Feliz quien ama al Señor!

¡Feliz el que teme al Señor y sigue sus caminos!
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás feliz y todo te irá bien. R.

Tu esposa será como una vid fecunda
en el seno de tu hogar;
tus hijos, como retoños de olivo alrededor de tu mesa. R.

¡Así será bendecido el hombre que teme al Señor!
¡Que el Señor te bendiga desde Sión todos los días de tu vida:
que contemples la paz de Jerusalén! R.

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los cristianos de Tesalónica (1Tes 5, 1-6)                               

Hermanos: En cuanto al tiempo y al momento, no es necesario que les escriba. Ustedes saben perfectamente que el Día del Señor vendrá como un ladrón en plena noche. Cuando la gente afirme que hay paz y seguridad, la destrucción caerá sobre ellos repentinamente, como los dolores del parto sobre una mujer embarazada, y nadie podrá escapar. Pero ustedes, hermanos, no viven en las tinieblas para que ese Día los sorprenda como un ladrón: todos ustedes son hijos de la luz, hijos del día. Nosotros no pertenecemos a la noche ni a las tinieblas. No nos durmamos, entonces, como hacen los otros: permanezcamos despiertos y seamos sobrios.
Palabra de Dios.

EVANGELIO
+ Lectura del Santo Evangelio según san Mateo (Mt 25, 14-30)
Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: El Reino de los Cielos es como un hombre que, al salir de viaje, llamó a sus servidores y les confió sus bienes. A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y uno solo a un tercero, a cada uno según su capacidad; y después partió. En seguida, el que había recibido cinco talentos, fue a negociar con ellos y ganó otros cinco. De la misma manera, el que recibió dos, ganó otros dos, pero el que recibió uno solo, hizo un pozo y enterró el dinero de su señor. Después de un largo tiempo, llegó el señor y arregló las cuentas con sus servidores. El que había recibido los cinco talentos se adelantó y le presentó otros cinco. “Señor, le dijo, me has confiado cinco talentos: aquí están los otros cinco que he ganado”. “Está bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor; ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor”. Llegó luego el que había recibido dos talentos y le dijo: “Señor, me has confiado dos talentos: aquí están los otros dos que he ganado”. “Está bien, servidor bueno y fiel; ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor”. Llegó luego el que había recibido un solo talento. “Señor, le dijo, sé que eres un hombre exigente: cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has esparcido. Por eso tuve miedo y fui a enterrar tu talento: ¡aquí tienes lo tuyo!”. Pero el señor le respondió: “Servidor malo y perezoso, si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido, tendrías que haber colocado el dinero en el banco, y así, a mi regreso, lo hubiera recuperado con intereses. Quítenle el talento para dárselo al que tiene diez, porque a quien tiene, se le dará y tendrá de más, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene. Echen afuera, a las tinieblas, a este servidor inútil; allí habrá llanto y rechinar de dientes”.
Palabra del Señor

Conociendo a Madre Catalina de María Rodríguez

(clic en la imagen para ampliarla)

Estamos a muy pocos días de un acontecimiento excepcional que viviremos por primera vez en la ciudad de Córdoba: la Beatificación de una hija de estas tierras, cuya obra de caridad, educación y evangelización con espíritu ignaciano, colaborando con el santo Cura Brochero, ha merecido que la Iglesia le lleve a los altares: Madre Catalina de María Rodríguez.

Para conocer más detalles de su vida 

Catequesis del Papa Francisco sobre la santa misa (número 2)

El Papa Francisco ofreció una segunda catequesis sobre la Misa durante la Audiencia General en la Plaza de San Pedro. A continuación, la catequesis completa del Papa:
Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Continuamos con las catequesis sobre la Santa Misa. Para comprender la belleza de la celebración eucarística deseo iniciar con un aspecto muy simple: la Misa es oración, es más, es la oración por excelencia, la más alta, la más sublime, y al mismo tiempo la más “concreta”. De hecho, es el encuentro de amor con Dios mediante su Palabra y el Cuerpo y Sangre de Jesús. Es un encuentro con el Señor.

Pero antes debemos responder a una pregunta. ¿Qué cosa es verdaderamente la oración? Ella es sobre todo diálogo, relación personal con Dios. Y el hombre ha sido creado como ser en relación personal con Dios que encuentra su plena realización solamente en el encuentro con su Creador. El camino de la vida es hacia el encuentro definitivo con el Señor.

El Libro del Génesis afirma que el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, quien es Padre e Hijo y Espíritu Santo, una relación perfecta de amor que es unidad. De esto podemos comprender que todos nosotros hemos sido creados para entrar en una relación perfecta de amor, en un continuo donarnos y recibirnos para poder encontrar así la plenitud de nuestro ser.

Cuando Moisés, ante la zarza ardiente, recibe la llamada de Dios, le pregunta cuál es su nombre. Y, ¿qué cosa responde Dios?: «Yo soy el que soy» (Ex 3,14). Esta expresión, en sentido original, expresa presencia y gracia, y de hecho enseguida Dios agrega: « El Señor, el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob» (v. 15). Así también Cristo, cuando llama a sus discípulos, los llama para que estén con Él. Esta pues es la gracia más grande: poder experimentar que la Misa, la Eucaristía es el momento privilegiado para estar con Jesús, y, a través de Él, con Dios y con los hermanos.

Orar, como todo verdadero diálogo, es también saber permanecer en silencio – en los diálogos existen momentos de silencio –, en silencio junto a Jesús. Y cuando nosotros vamos a Misa, tal vez llegamos cinco minutos antes y comenzamos a conversar con quien está al lado nuestro. Pero no es el momento de conversar: es el momento del silencio para prepararnos al diálogo. Es el momento de recogernos en nuestro propio corazón para prepararnos al encuentro con Jesús. ¡El silencio es muy importante! Recuerden lo que les he dicho la semana pasada: no vamos a un espectáculo, vamos al encuentro con el Señor y el silencio nos prepara y nos acompaña. Permanecer en silencio junto a Jesús. Y del misterioso silencio de Dios emerge su Palabra que resuena en nuestro corazón. Jesús mismo nos enseña como realmente es posible “estar” con el Padre y nos lo demuestra con su oración. Los Evangelios nos muestran a Jesús que se retira en lugares apartados para orar; los discípulos, viendo esto su íntima relación con el Padre, sienten el deseo de poder participar, y le piden: «Señor, enséñanos a orar» (Lc 11,1). Hemos escuchado en la Lectura antes, al inicio de la audiencia. Jesús responde que la primera cosa necesaria para orar es saber decir “Padre”. Estén atentos: si yo no soy capaz de decir “Padre” a Dios, no soy capaz de orar. Debemos aprender a decir “Padre”, es decir, ponerse en su presencia con confianza filial. Pero para poder aprender, se necesita reconocer humildemente que tenemos necesidad de estar instruidos, y decir con simplicidad: Señor enséñanos a orar.

Este es el primer punto: ser humildes, reconocerse hijos, descansar en el Padre, confiar en Él. Para entrar en el Reino de los cielos es necesario hacerse pequeños como niños. En el sentido que los niños saben confiar, saben que alguien se preocupará de ellos, de lo que comerán, de lo que se pondrán y otras cosas más (cfr. Mt 6,25-32). Esta es la primera actitud: confianza y familiaridad, como el niño hacia los padres; saber que Dios se recuerda de ti, cuida de ti, de ti, de mí, de todos.

La segunda predisposición, también esta propia de los niños, es dejarse sorprender. El niño hace siempre mil preguntas porque desea descubrir el mundo; y se maravilla incluso de cosas pequeñas porque todo es nuevo para él. Para entrar en el Reino de los cielos se necesita dejarse maravillar. ¿En nuestra relación con el Señor, en la oración – pregunto – nos dejamos maravillar o pensamos que la oración es hablar a Dios como hacen los papagayos? No, es confiar y abrir el corazón para dejarse maravillar. ¿Nos dejamos sorprender por Dios que es siempre el Dios de las sorpresas? Porque el encuentro con el Señor es siempre un encuentro vivo, no es un encuentro de museo. Es un encuentro vivo y nosotros vamos a la Misa, no a un museo. Vamos a un encuentro vivo con el Señor.

En el Evangelio se habla de un cierto Nicodemo (Jn 3,1-21), un hombre anciano, una autoridad en Israel, que donde Jesús para conocerlo; y el Señor le habla de la necesidad de “renacer de lo alto” (Cfr. v. 3). Pero, ¿qué cosa significa? ¿Se puede “renacer”? ¿Volver a tener el gusto, la alegría, la maravilla de la vida, es posible, también ante tantas tragedias? Esta es una pregunta fundamental de nuestra fe y este es el deseo de todo verdadero creyente: el deseo de renacer, la alegría de reiniciar. ¿Nosotros tenemos este deseo? ¿Cada uno de nosotros tiene deseo de renacer siempre para encontrar al Señor? ¿Tienen este deseo? De hecho, se puede perderlo fácilmente porque, a causa de tantas actividades, de tantos proyectos de poner en acto, al final nos queda poco tiempo y perdemos de vista aquello que es fundamental: nuestra vida del corazón, nuestra vida espiritual, nuestra vida que es encuentro con el Señor en la oración.

En verdad, el Señor nos sorprende mostrándonos que Él nos ama incluso en nuestras debilidades. «Jesucristo […] es la Víctima propiciatoria por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero» (1 Jn 2,2). Este don, fuente de verdadera consolación – pero el Señor nos perdona siempre – esto, consuela, es una verdadera consolación, es un don que nos es dado a través de la Eucaristía, de aquel banquete nupcial en el cual el Esposo encuentra nuestra fragilidad. Puedo decir que, ¿Cuándo recibo la comunión en la Misa, el Señor encuentra mi fragilidad? ¡Sí! ¡Podemos decirlo porque esto es verdad! El Señor encuentra nuestra fragilidad para llevarnos a nuestra primera llamada: aquella de ser imagen y semejanza de Dios. Este es el ambiente de la Eucaristía, esta es la oración.

(Continuará la semana próxima)