martes, 4 de agosto de 2015

4 de Agosto: Día del Párroco

La Fiesta del Cura de Ars, San Juan María Vianey, se celebra anualmente el 4 de agosto, y nos recuerda a un párroco santo, que vivió profundamente como sacerdote, el amor a Dios y a sus hermanos; y nos invita a celebrar con nuestras comunidades el Día del Párroco.

El Cura de Ars, llegó a su ciudad en 1818, a una parroquia pobre y necesitada en todo sentido. El pueblo tenía 370 habitantes, y los domingos asistían a misa solamente unos pocos. Se dice que cuando llegó a Ars un hombre sólo era el que iba a misa. Cuando murió, en cambio, en aquel pueblo solamente un hombre era el que no iba a misa… Allí estuvo de párroco durante cuarenta y un años, hasta su muerte, y en ese tiempo transformó muchos corazones con la ayuda de la gracia; fue instrumento de perdón y reconciliación, comprometiendo toda su vida al servicio de los fieles según el espíritu del Evangelio.

Esta celebración  del Día del Párroco quiere poner de relieve de un modo particular, la gratitud a nuestros párrocos, que con generosidad, llevan adelante la atención parroquial. Esta gratitud se extiende a todos los sacerdotes, que de muchas forman ofrecen lo mejor de sí en favor de la comunidad.

Nuestra comunidad, en particular, saluda con afecto al Padre Juan Martínez, que desde su llegada ha dado un fuerte impulso a nuestra parroquia en la difusión de la alegría del Evangelio, y ha generado en la comunidad un sentido de pertenencia y participación magníficos. La fuerza de la fe, el amor a Dios y a la Santísima Virgen, y el empuje incansable para el trabajo pastoral, son apenas algunas de las virtudes que distinguen a este hombre bueno y piadoso que el Señor nos ha dado como párroco.
¡Feliz día Padre Juan!

1 comentario:

  1. ¡FELIZ DÍA PADRE JUAN!

    CUANDO SE PIENSA ...
    por Hugo Wast



    Cuando se piensa que ni la Santísima Virgen puede hacer lo que un sacerdote.

    Cuando se piensa que ni los ángeles ni los arcángeles, ni Miguel ni Gabriel ni Rafael, ni príncipe alguno de aquellos que vencieron a Lucifer pueden hacer lo que un sacerdote.

    Cuando se piensa que Nuestro Señor Jesucristo en la última Cena realizó un milagro más grande que la creación del Universo con todos sus esplendores y fue el convertir el pan y el vino en su Cuerpo y su Sangre para alimentar al mundo, y que este portento, ante el cual se arrodillan los ángeles y los hombres, puede repetirlo cada día un sacerdote.

    Cuando se piensa en el otro milagro que solamente un sacerdote puede realizar: perdonar los pecados y que lo que él ata en el fondo de su humilde confesionario, Dios obligado por su propia palabra, lo ata en el cielo, y lo que él desata, en el mismo instante lo desata Dios.

    Cuando se piensa que la humanidad se ha redimido y que el mundo subsiste porque hay hombres y mujeres que se alimentan cada día de ese Cuerpo y de esa Sangre redentora que sólo un sacerdote puede realizar.

    Cuando se piensa que el mundo moriría de la peor hambre si llegara a faltarle ese poquito de pan y ese poquito de vino.

    Cuando se piensa que eso puede ocurrir, porque están faltando las vocaciones sacerdotales; y que cuando eso ocurra se conmoverán los cielos y estallará la Tierra, como si la mano de Dios hubiera dejado de sostenerla; y las gentes gritarán de hambre y de angustia, y pedirán ese pan, y no habrá quien se los dé; y pedirán la absolución de sus culpas, y no habrá quien las absuelva, y morirán con los ojos abiertos por el mayor de los espantos.

    Cuando se piensa que un sacerdote hace más falta que un rey, más que un militar, más que un banquero, más que un médico, más que un maestro, porque él puede reemplazar a todos y ninguno puede reemplazarlo a él.

    Cuando se piensa que un sacerdote cuando celebra en el altar tiene una dignidad infinitamente mayor que un rey; y que no es ni un símbolo, ni siquiera un embajador de Cristo, sino que es Cristo mismo que está allí repitiendo el mayor milagro de Dios.

    Cuando se piensa todo esto, uno comprende la inmensa necesidad de fomentar las vocaciones sacerdotales.

    Uno comprende el afán con que en tiempos antiguos, cada familia ansiaba que de su seno brotase, como una vara de nardo, una vocación sacerdotal.

    Uno comprende el inmenso respeto que los pueblos tenían por los sacerdotes, lo que se refleja en las leyes.

    Uno comprende que el peor crimen que puede cometer alguien es impedir o desalentar una vocación.

    Uno comprende que provocar una apostasía es ser como Judas y vender a Cristo de nuevo.

    Uno comprende que si un padre o una madre obstruyen la vocación sacerdotal de un hijo, es como si renunciaran a un título de nobleza incomparable.

    Uno comprende que más que una Iglesia, y más que una escuela, y más que un hospital, es un seminario o un noviciado.

    Uno comprende que dar para construir o mantener un seminario o un noviciado es multiplicar los nacimientos del Redentor.

    Uno comprende que dar para costear los estudios de un joven seminarista o de un novicio, es allanar el camino por donde ha de llegar al altar un hombre que durante media hora, cada día, será mucho más que todas las dignidades de la tierra y que todos los santos del cielo, pues será Cristo mismo, sacrificando su Cuerpo y su Sangre, para alimentar al mundo.

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario.