sábado, 1 de noviembre de 2014

Festividad de Todos los Santos

Hoy la Iglesia recuerda a todos los santos, y así nos invita a recordar que Jesús nos llama siempre a la santidad.
El estilo de vida que Jesús enseña es el de la sencillez, la mansedumbre, la lucha por la paz y la justicia; es la renuncia a los honores mundanos. Queda claro entonces que la felicidad que Jesús propone no es la misma que ofrece el mundo, es de otro nivel. Jesús declara felices a los pacientes, a los afligidos, a los que buscan la justicia, a los misericordiosos, a los que luchan por la paz, a los que son perseguidos por hacer el bien (Mt 5, 1-12). A todos ellos les dice que sus angustias, cansancios y renuncias no son inútiles, sino que son bien tenidas en cuenta por el Padre, y que tendrán una recompensa que supera todo lo terreno. Esta invitación quiere producir la alegría de saber que la vida entregada por el Reino de Dios tiene un profundo sentido.
Es también una invitación a contemplar con cariño a los santos que, a lo largo de la historia, han vivido el espíritu del Evangelio, porque lo que en ellos se refleja es la misma vida de Cristo. Su entrega generosa es una alabanza a la gracia de Dios que los ha hecho semejantes a Jesús.
Mons. Víctor Manuel Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario.