domingo, 2 de noviembre de 2014

Día de los fieles difuntos

Hoy la Iglesia te invita a orar por los que ya murieron. En realidad, la mejor manera de comunicarse con los difuntos es pedirle al Señor por ellos. Con tu oración acompañas a tu ser querido y lo ayudas en su purificación después de la muerte.
Dios puede perdonar a todos con su infinita misericordia, aunque sea en el momento de la muerte. Pero eso no significa que no tengan que purificarse de alguna manera por lo que han hecho en la vida. Esa purificación puede realizarse después de la muerte y antes de entrar a la felicidad del cielo. Pero Dios ya los ha liberado del pecado antes de morir. Simplemente están siendo purificados de algunas consecuencias de sus pecados, cuando eso no se realizó durante la vida. Si algunas cosas no han sido purificadas en la vida de una persona, Dios con su amor puede purificarlas después. Porque él quiere que entremos en su presencia celestial completamente liberados de todo. Nada impuro entra en su presencia santa y gloriosa. Por eso oramos por los que ya murieron y así los acompañamos en su purificación.
Dice la Biblia que “es algo santo y provechoso orar por los difuntos” (2 Mac 12,45). Este día de oración también puede convertirse en un momento de reconciliación, para terminar de hacer las paces con ellos.
Mons. Víctor Manuel Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario.