miércoles, 15 de agosto de 2012

Solemnidad de la Asunción de María al cielo


El 15 de agosto celebramos la Solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María al Cielo.

"Finalmente, la Virgen Inmaculada, preservada inmune de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del Cielo y enaltecida por Dios como Reina del universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo, Señor de los señores y vencedor del pecado y de la muerte" (LG 59; cf. Pío XII, Const. apo. Munificentissimus Deus, 1 noviembre 1950: DS 3903).

"La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos" (Catecismo de la Iglesia Católica, 966)


El 15 de agosto de 2010 el Santo Padre Benedicto XVI celebró la Santa Misa en Solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, en la iglesia parroquial de Santo Tomás de Villanueva en Castel Gandolfo, donde transcurre este período de verano.

En su homilía, dirigiéndose a los fieles que abarrotaban la iglesia parroquial de Santo Tomás de Villanueva en Castel Gandolfo, el Santo Padre dijo:

Hoy la Iglesia celebra una de las fiestas más importantes del año litúrgico dedicadas a María Santísima: la Asunción. Al término de su vida terrena, María fue llevada con alma y cuerpo al Cielo, es decir a la gloria de la vida eterna, en la plena y perfecta comunión con Dios.

San Pablo nos dice que todos somos “incorporados” en Adán, el primero y viejo hombre, todos tenemos la misma herencia humana a la que pertenece: el sufrimiento, la muerte, el pecado. Pero añade a esto que todos nosotros podemos ver y vivir cada día algo nuevo: que no sólo estamos en esta herencia del único ser humano, que comenzó con Adán, sino que somos “incorporados” también en el hombre nuevo, en Cristo resucitado, y así la vida de la Resurrección ya está presente en nosotros. Por lo tanto, esta primera “incorporación” biológica es incorporación en la muerte, que genera la muerte. La segunda, nueva, que se nos dado en el bautismo, es “incorporación” que da la vida.

Entonces –prosiguió diciendo el Santo Padre– podemos preguntarnos: ¿cuáles son las raíces de esta victoria sobre la muerte prodigiosamente anticipada en María? Y afirmó: las raíces están en la fe de la Virgen de Nazaret, como lo testimonia el pasaje del Evangelio que hemos escuchado de san Lucas: una fe que es obediencia a la Palabra de Dios y abandono total a la iniciativa y a la acción divina, según cuanto le anuncia el Arcángel. Por tanto, dijo el Papa, “la fe es la grandeza de María, como lo proclama gozosamente Isabel: María es “bendita entre las mujeres” y “bendito es el fruto de su seno”, porque es “la madre del Señor”, porque cree y vive de modo único la “primera” de las bienaventuranzas, la bienaventuranza de la fe".

Benedicto XVI, llamando “queridos amigos” a los numerosos fieles que participaron esta mañana en la Santa Misa de la Asunción de María, afirmó que “hoy no nos limitamos a admirar a María en su destino glorioso, como a una persona muy lejana a nosotros”. “¡No! –prosiguió– Estamos llamados al mismo tiempo a ver cuanto el Señor, en su Amor, ha querido también para nosotros, para nuestro destino final: vivir a través de la fe en la comunión perfecta de amor con Él y así vivir verdaderamente para siempre”.

“Es el Amor de Dios el que vence la muerte y nos da la eternidad, y a este Amor lo llamamos Cielo: Dios es tan grande que tiene un lugar también para nosotros", afirmó el Papa.

Oremos al Señor a fin de que nos haga comprender cuán preciosa es toda nuestra vida ante sus ojos; refuerce nuestra fe en la vida eterna; nos haga hombres de esperanza, que trabajan para construir un mundo abierto a Dios, hombres llenos de alegría, que saben vislumbrar la belleza del mundo futuro en medio de los afanes de la vida cotidiana y que en esta certeza viven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario.