martes, 24 de enero de 2017

San Francisco de Sales, padre espiritual de las Hermanas Salesias

En el santoral de la Iglesia hoy celebramos la memoria de San Francisco de Sales, el padre espiritual de las hermanas de la congregación de las Hermanas de San Francisco de Sales o “Salesias” que, además de cumplir sus actividades de apostolado con los más necesitados, participan en nuestra vida parroquial.

San Francisco de Sales, nació en el castillo de Thorens (Saboya, Francia) el 21 de agosto del año 1566. Fue bautizado al día a siguiente en la Iglesia de Thorens, con el nombre de Francisco Buenaventura. De niño Francisco fue muy delicado de salud ya que nació prematuro; pero gracias al cuidado que recibía, se pudo recuperar y fortalecerse con los años. Su mamá fue Francisca de Boisy una mujer sumamente amable y profundamente piadosa. Recibió una educación esmerada y se doctoró "in utroque iure" en Padua.

Ordenado de sacerdote, trabajó intensamente por la renovación de la fe católica en su patria. Nombrado obispo de Ginebra, actuó como un verdadero pastor para con el clero y los fieles, tratando a todos con su proverbial dulzura, instruyéndolos en la fe con su palabra y sus escritos. Recondujo a la comunión católica a muchos, calvinistas y otros, que se habían separado de ella. En sus obras ascético-místicas propone una santidad fundada por entero en el amor de Dios, y accesible a todas las condiciones sociales.

Fundó con santa Juana de Chantal la Orden de la Visitación. Murió en Lyón el 28 de diciembre de 1622, y el 24 de enero siguiente fue definitivamente sepultado en Annecy (Saboya).

San Francisco fue beatificado por el Papa Alejandro VII en el 1661, y el mismo Papa lo canonizó en el 1665, a los 43 años de su muerte.

En el 1878 el Papa Pío IX, considerando que los tres libros famosos del santo: "Las controversias" (contra los protestantes); "La Introducción a la Vida Devota" (o Filotea) y "El Tratado del Amor de Dios" (o Teótimo), tanto como la colección de sus sermones, son verdaderos tesoros de sabiduría, declaró a San Francisco de Sales "Doctor de la Iglesia", siendo llamado "El Doctor de la amabilidad".

Un saludo afectuoso a la madre Luiggina y a todas las Hermanas Salesias con las que compartimos tantos lindos momentos en torno a la fe.

Sus casas en la ciudad de Córdoba son cuatro:

1) Delegación.
Calle Albano de Laberge n° 6265. Barrio Granja de Funes.

2) Noviciado.
Calle Pedro Rodríguez n° 1045. Barrio Urca.

3) Casa Pastoral Beata Liduina Meneguzzi (Juniorado).
Calle Menéndez Pidal n° 4682. Barrio Colinas del Cerro.

4) Casa Familia de Nazaret.
Calle Oscar Cabalén 6400. Barrio Argüello Norte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario.