lunes, 15 de diciembre de 2014

Novena de Navidad 2014

Oraciones para todos los días
Dios y Padre nuestro, que has amado tanto al mundo hasta darnos a tu propio hijo para nuestra salvación, hecho hombre por obra del Espíritu Santo en el seno de María, llénanos de toda bendición en estos días preparatorios a su nacimiento en nosotros.

Jesús, antes de que nazcas visiblemente en Belén, ven ya a nuestro corazón, que lo encontrarás acogedor y tuyo del todo, pues sabes lo mucho que te queremos.

María, que con inefable amor de madre estás esperando ver a tu Hijo entre tus brazos, prepáranos tú misma para recibir a Jesús con la pureza inmaculada de tu alma bendita.

José, a quien Dios confió los primeros tesoros de la Redención, Jesús y María, ruega por nosotros para que recibamos en toda su inmensa abundancia la gracia de Dios en estos días de Navidad.

Lecturas para cada día

Primer día: 16 de diciembre
Le dijo el ángel:
"Deja de temer, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás y darás a luz un Hijo, al que pondrás por nombre Jesús. Será grande y llamado Hijo del Altísimo; el Señor le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob por los siglos, y su reino no tendrá fin".
Dijo entonces María:
"He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra". Y el ángel la dejó.
(Lucas 1, 30-33,38)

Segundo día: 17  diciembre
Cuando Isabel oyó el saludo de María, el infante saltó en su seno e Isabel quedó llena del Espíritu Santo.
Y dijo a grandes voces:
"¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Y cómo es que la madre de mi Señor viene a mí?”
Y dijo María:
“Mi alma glorifica al Señor, y mi espíritu se regocija en Dios, mi Salvador”.
(Lucas 1, 41-43, 46-47)

Tercer día: 18 de diciembre
En aquella época apareció un decreto del emperador Augusto, ordenando que se realizara un censo en todo el mundo.
Este primer censo tuvo lugar cuando Quirino gobernaba la Siria. Y cada uno iba a inscribirse a su ciudad de origen.
José, que pertenecía a la familia de David, salió de Nazaret, ciudad de Galilea, y se dirigió a Belén de Judea, la ciudad de David, para inscribirse con María, su esposa, que estaba embarazada.
(Lucas 2, 1 – 5)

Cuarto día: 19 diciembre
Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre;  y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue.
(Lucas 2, 6 – 7)

Quinto día: 20 diciembre
"Dejad de temer, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: Os ha nacido un Salvador que es el Cristo Señor en la ciudad de David. Esto os servirá de señal: “Encontraréis un niño envuelto en pañales reclinado en un pesebre".
Y en seguida se juntó al ángel una multitud del ejército celestial que alababa a Dios, diciendo:
"Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres que Él ama".
(Lucas 2. 10-14)

Sexto día: 21 de diciembre
Ellos después de oír al rey, se marcharon; y la estrella, que habían visto en Oriente, iba delante de ellos hasta que fue a posarse sobre el lugar donde estaba el niño. Al ver la estrella experimentaron una grandísima alegría.
Entraron en la casa, y vieron al niño con María, su madre, y postrándose, lo adoraron; abrieron sus tesoros y le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra.
(Mateo 2, 9-11)

Séptimo día: 22 de diciembre
Después de que ellos se hubieron marchado, un ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo:
"Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto, y estate allí hasta que yo te avise; porque Herodes va a buscar al niño para matarlo".
Él se levantó, tomó al niño y a su madre de noche y se fue a Egipto.
(Mateo 2, 13-14)

Octavo día: 23 de diciembre
Al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén en busca suya.
A los tres días lo encontraron en el Templo sentado en medio de los doctores, oyéndoles y preguntándoles.
Todos los que le oían estaban admirados de su inteligencia y de sus respuestas.
Al verlo se quedaron maravillados, y su madre le dijo:
"Hijo, ¿por qué has hecho esto? He aquí que tu padre y yo te buscábamos angustiados".
Les contestó:
“¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debo ocuparme en los asuntos de mi Padre?"
(Lucas 2, 45-49)

Noveno día: 24 de diciembre
Descendió Jesús con ellos.
Fue a Nazaret y les estaba sumiso.
Su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.
Jesús crecía en sabiduría, en edad y en gracia delante de Dios y de los hombres.
(Lucas 2, 51-52)

ORACIÓN FINAL:
Padre, la boca se nos llena de cantares y el corazón rebosa de alegría, porque se acerca el nacimiento de tu Hijo, que levantó del sueño a los pastores y sobresaltó a los poderosos. Pero sobre todo llenó de gozo a su Madre María, que había vivido un adviento de nueve meses.
Ella, sencilla como la luz, clara como el agua, pura como la nieve y dócil como una esclava concibió en su seno la Palabra. Concédenos que, a imitación suya, seamos siempre dóciles al evangelio de Jesús y así celebremos en verdad de fe la Pascua de su nacimiento. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario.