lunes, 8 de septiembre de 2014

Beato Federico Ozanam y las Conferencias Vicentinas

Antonio Federico Ozanam nació en Milán el 23 de abril de 1813, de padres profundamente cristianos. Federico realizó sus estudios secundarios en Lyon y su carrera universitaria (de abogacía) en París. Durante un periodo de su adolescencia tuvo grandes problemas de orden espiritual, pero se confió a la dirección del abad Noirot, gran filósofo, que le ayudó a superarlas, él mismo escribe "he prometido a Dios dedicar mi vida al servicio de la verdad que me colma de paz".

En tiempos de revolución en la sociedad y en la Iglesia, Ozanam y sus amigos se propusieron tener, además de las conferencias de historia, las conferencias consagradas a la caridad, unir la acción a la palabra y afirmar con las obras la vitalidad de su fe.

En 1833 con un grupo de siete amigos fundó la Sociedad de San Vicente de Paúl, al que eligen como patrono. El mayor de ellos Emmanuel Bailey, 39 años, Federico 20 años, sólo uno del grupo era más joven que él. Deciden ir al encuentro de los pobres, de tal manera que el estilo de las conferencias es la visita domiciliaria, la relación directa con el que sufre. Hoy las conferencias vicentinas se han extendido por todo el mundo.

Federico como hijo, marido, padre y amigo, dotado de una rara sensibilidad, impresionó profundamente a todos aquellos que lo conocieron. Fue testigo de la Caridad en toda su vida personal, familiar, profesional y cívica. Expresó un deseo ardiente "Es necesario abrazar el mundo en una red de caridad". Fue fiel defensor de los pobres.

Fue Profesor titular de derecho comercial, en la Facultad de Lyon, y más tarde profesor de Literatura Extranjera en la Sorbona. Por motivos de salud tuvo que abandonar la enseñanza, que ejercía como un apostolado, dedicó sus últimas fuerzas a la investigación científica y a la Sociedad de San Vicente de Paúl.

Tras una larga enfermedad murió a los 40 años en Marsella, el 8 de septiembre de 1853 en una actitud de total entrega a Dios. Fue beatificado el 22 de agosto de 1997 por el Papa Juan Pablo II, y actualmente está en proceso de canonización.

La Sociedad de San Vicente de Paúl (SSVP) y las Conferencias (equipos de trabajo)

Es una organización Católica Internacional de Laicos, con gran trayectoria en  la asistencia social y humana en el mundo, integrada por voluntarios, mujeres y  hombres, que se dedican a la ayuda personal de quienes tienen cualquier tipo de  carencia. Abrazar el mundo en una red  de caridad fue la ambición de un grupo de jóvenes que el 23 de abril de 1833 fundó la primera Conferencia de Caridad, grupo de trabajo liderado por Federico Ozanam, un joven estudiante de la Universidad de la Sorbona.

El grupo se pone bajo la  protección de la Virgen María y el patrocinio de San Vicente de Paúl, quien reunió todos los caracteres de lo que pretende ser una Conferencia: la oración, la acción para aliviar a los más pobres, y la inquietud de la inteligencia que  los lleva a reflexionar sobre las causas de la pobreza para tratar de  superarlas. Con gran rapidez los grupos se  extienden a través del mundo entero, guiados por esta voluntad fundadora de servir a Cristo en los pobres. En 1846 la SSVP llega a América y ya en 1913 había 8000 Conferencias que agrupaban a 134.000 miembros en el mundo.

Hoy en día, la SSVP es una  verdadera multinacional de caridad, que combate la miseria con  sencillez y sin ruido; está ubicada en 146 países, con cerca de 720.000 los socios,  quienes conforman 45.440 Conferencias. Las dos terceras partes de las  Conferencias (equipos de trabajo) se encuentran en países en vías de  desarrollo, por lo que la Sociedad puede considerarse precursora en cuanto a la  ayuda fraterna en el tercer mundo, en un espíritu de reparto, solidaridad y  hermanamiento. Los pobres ayudan a los más pobres. Sus acciones solidarias van desde las visitas a  familias en situación de pobreza, hasta muchas otras actividades como la  entrega de alimentos, ropa, etc.

En nuestra Parroquia
Una de las Conferencias de la Sociedad de San Vicente de Paúl más activa en la ciudad de Córdoba, Argentina, es la que trabaja en el ámbito de nuestra Parroquia. Esa conferencia (que ya ha cumplido tres años de labor), está puesta bajo la advocación del Beato Cura Brochero, y la integran diez laicos de la comunidad: Adriana Molina, Rodolfo Tuzzi, Cristina Garzón, “Techi” Palacios, María del Milagro Revol, Renato Stefani, Marco Tejchman, Mariela Ramos, Jorge Baca y Felipe Renzulli.

Visitamos varios hogares geriátricos de la zona, a los que llevamos compañía, amor, la Palabra y la Eucaristía; y también hacemos tarea de ir a la búsqueda de nuestros hermanos más necesitados (en lo material y en lo espiritual), tratando de cumplir con las metas de caridad propuestas por el Beato Federico Ozanam con el carisma de San Vicente de Paúl.

Dos veces al mes (2° y 4° jueves de cada mes a las 18 hs) nos reunimos en la Parroquia, y quien sienta vocación de caridad para sumarse al grupo, puede asistir a alguna de nuestras reuniones donde será bienvenido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario.