viernes, 27 de julio de 2012

Campaña de Sostenimiento de la Iglesia 2012


En el mes de Julio realizamos en la Arquidiócesis de Córdoba la Campaña de Sostenimiento de la Iglesia propuesta por la Conferencia Episcopal Argentina, para pensar juntos cómo podemos ayudarnos a sostener las tareas pastorales de nuestra comunidad, con nuestros talentos, tiempo, recursos.

¿Cómo? Participando, ofreciendo colaborar con lo que está a tu alcance, acercándote a preguntar que se necesita.


Carta de los Obispos a cada uno de los Católicos

Muy queridos hermanos y hermanas:

¿“ESTAMOS” EN LA IGLESIA?  ¿O “SOMOS” IGLESIA?

En las familias, los padres les enseñan a sus hijos a que no deben esperar que todo se les dé, sino que también deben dar, según sus posibilidades. Les dicen: “todos somos familia, todos somos corresponsables. No sólo debemos “estar” en la familia,  debemos “ser parte activa” de la misma”.

Hoy deseamos presentarles una reflexión análoga, referida a nuestras comunidades eclesiales.

Por el bautismo fuimos hechos hijos adoptivos de Dios,  entrando así a formar  parte de la “familia de Dios”.

Jesús, el Hijo unigénito, se hizo semejante a nosotros en todo, menos en el pecado. Vivió también él en una  familia humana, aunque con una historia muy especial: nació en un establo; muy pronto sus padres, para salvar la vida del recién nacido, tuvieron que huir a Egipto y al regreso se radicaron en Nazareth. Allí el sustento del hogar dependió del trabajo de carpintero de San José y Jesús trabajó hasta que comenzó su vida pública. Jesús no se contentó con “estar” en esa familia: “participó” activamente en ella.

Ese Jesús, según su promesa, continúa vivo y presente en nuestra Iglesia, que debe ser como una prolongación de la familia de Nazareth. Podría preguntarnos hoy :  ¿Cómo yo me sentí  comprometido en el sostenimiento de la familia, y trabajé a la par de San José? ¿Brindan ustedes su aporte, cada cual según sus posibilidades, para que “nuestra” familia, la Iglesia, tenga lo necesario para  su misión evangelizadora?

En la medida que lo hagamos, esa “pertenencia” será más plena.

Los invitamos, hermanos queridos, a aceptar esta llamada de Jesús. Que podamos decir de verdad que “somos” y gozamos de ser, la Iglesia de Jesús.

Que María Santísima nos ayude a hacer cada día más “nuestra” esta “Iglesia de la familia de Dios.”

Los Obispos de la Iglesia en la Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario.