martes, 6 de mayo de 2014

Peregrinación por Santuarios de Italia y canonización de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II

Soy Felipe, catequista y encargado de Comunicaciones de la Parroquia y ustedes me conocen porque habitualmente reciben la información que les envío por correo electrónico de la actividad parroquial y el material que publico en este blog.

Por la gracia de Dios, en la segunda quincena de Abril he podido realizar un hermoso viaje-peregrinación por Italia y el Padre Juan me ha pedido que haga un breve relato para compartir con todos las experiencias vividas en esta oportunidad.

Iniciamos cerca de Milán, en Montechiari, donde visitamos el sencillo pero tocante Santuario de María, Rosa Mística. Un lugar recogido y silencioso, donde la presencia mariana es ostensible incluso en el perfume de rosas que pueblan el lugar.
Santuario de la Rosa Mística - Montechiari

Luego de allí seguimos a Padua, hermosa ciudad con muchos vestigios medievales que contrastan con la parte más moderna y actual. Por cierto que en Padua nos llenó el espíritu el poder empaparnos de todo lo relacionado con la vida de San Antonio. Su imponente basílica que recorrimos palmo a palmo, el conocimiento de toda su vida, la visita a su tumba de piedra en una nave lateral de la gran basílica, son vivencias que quedarán grabados para siempre en el corazón.
Basílica de San Antonio - Padua

Idem

Seguimos al día siguiente a Venecia, con visita incluida a la Basílica de San Marcos, con su imponente torre campanario, al lado del Palacio Ducal.
Plaza San Marcos - Venecia

Y luego a Florencia, con la hermosa Plaza del Duomo, la imponente Basílica de Santa María del Fiore, con su campanario y el Baptisterio (siglo XV). En esta ciudad asistimos a Misa el Domingo de Pascua (en la Basílica de San Lorenzo).

Puente Viejo - Florencia

La siguiente jornada viajamos a Asís… un pueblo de ensueño erigido en la ladera de una montaña, con todo su aire medieval y su misticismo que “se respira” a cada paso. Visitamos la Basílica de San Francisco y la Basílica de Santa Clara. Y bajando de la montaña visitamos la iglesia de Santa María de los Ángeles en cuyo interior se conserva la Porciúncula (primera iglesia erigida por el mismo San Francisco luego de recibir el “pedido” del crucifijo de San Damián en el sentido de reconstruir su iglesia).
Llegando a Asís

Basílica de San Francisco - Asís

Asís

En Asís, a metros del convento de los frailes menores, tuve un encuentro providencial: caminando por los corredores del convento encontré una persona que me llamó la atención y a quien de inmediato reconocí: ¿se acuerdan de ese “mendigo” vestido con harapos similares a un hábito franciscano de yute, descalzo, que bajo la lluvia rezó todo un día en la Plaza San Pedro mientras se realizaba la primera jornada del cónclave que luego elegiría al sucesor del Papa Benedicto XVI? Ese hombre, que rezaba de rodillas pidiendo por un papa humilde y con el espíritu de San Francisco, llamó la atención de toda la prensa mundial, e incluso muchos decían que era el mismísimo “poverello de Asís”. Él había llegado caminando desde Asís al Vaticano (180 kms) y luego desapareció tan misteriosamente como llegó. Su nombre es Massimo Coppo, está cumpliendo en estos días 65 años, y tiene un pasado de estudios en universidades italianas y de muy relevante posición social hasta que decidió abandonar todo por seguir y anunciar a Cristo. Ahora vive pobremente, duerme en los portales de los conventos franciscanos y es un singular “profeta moderno” que llama a la conversión. Pude dialogar con él y recibir su testimonio instando a todos a valorar la sangre redentora de Jesús y alejarnos del pecado y de la pasión por el consumismo materialista para volver los ojos humildemente a Él.
Dialogando con Mássimo Coppo en Asís

Seguimos al día siguiente a Siena, visitando la Basílica de Santa Catalina que conserva reliquias de la Santa y Doctora de la Iglesia. Recorrimos el hermoso trazado medieval de esta ciudad llegando a la Plaza del Campo, famosa por las carreras de caballo que anualmente se hacen sobre el adoquinado que la rodea, el Palio, donde compiten representantes de cada barrio de Siena.
Siena

Luego fuimos a Casia (pueblo natal de Santa Rita donde se conserva su cuerpo incorrupto); a Lanciano (donde tuvo lugar el Milagro Eucarístico en el año 700) y a Loreto (allí se conserva la Santa Casa de la Anunciación a la Virgen en Nazaret).
Loreto

La penúltima etapa de esta peregrinación fue visitar San Giovanni Rotondo, la pequeña población de la provincia de Foggia, donde vivió desde 1916 hasta su muerte (23 de setiembre de 1968) el Padre Pío, religioso capuchino hoy santo. Conocimos allí la iglesia vieja (Santa María de las Gracias) donde se conservan numerosas cosas personales y reliquias y hasta la celda intacta donde vivió el P. Pío; también el confesionario donde tantísimas horas pasó ejerciendo uno de sus más grandes ministerios: el sacramento de la reconciliación. Enfrente se encuentra el inmenso hospital, de cuyos inicios también fue responsable el empeño del santo. Y unos metros más allá la imponente iglesia nueva, llamada Santuario Padre Pío, y en su cripta los restos incorruptos del Padre Pío.
 San Giovanni Rotondo - Iglesia vieja

Confesionario del Padre Pío

Cripta con el cuerpo del Padre Pío

Cercanías de San Giovanni Rotondo

La etapa final del viaje fue Roma: canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II y asistencia a Audiencia Papal de los miércoles.

Lo primero que debo decir es que Roma era en esos días una “ciudad invadida”… tomada por cientos de miles de peregrinos (estiman casi dos millones) de todo el mundo, pero en particular polacos, checos, argentinos, mexicanos, brasileños, colombianos… y muchos países más, todos ataviados con ropas típicas y con banderas de sus naciones conformando una policromía hermosa y dando una nota a tono con esa alegría del Evangelio a la que nos invita el Papa Francisco.
Zona de Plaza Navonna - Roma

El día de la canonización a las 05:00 se abrían las barreras para ingresar a la plaza... y a esa hora de la madrugada había ya un millón de peregrinos pugnando por entrar...!!!  Miles y miles de ellos llevaban dos días viviendo y durmiendo en la zona aledaña a la Plaza San Pedro... y como consecuencia de su sacrificio lograron ocupar los primeros lugares, más las cinco cuadras que siguen a la Plaza en la Vía de la Conciliazione hasta el río Tíber... Por lo tanto, a pesar de llegar tan temprano, no pudimos estar ni cerca de la plaza y del Papa y como miles más en la misma situación tuvimos que seguir la canonización por las pantallas, respirando ese aire de santidad y espiritualidad que flotaba en el ambiente y que le daban a la celebración la presencia de 4 Papas: los dos santos, más Benedicto y Francisco... Algo nunca visto en Roma, algo inédito, algo excepcional… un regalo de Dios que siempre nos sorprende con su amor.
Plaza San Pedro

Idem

Papa Francisco

Al día siguiente, lunes, fuimos a la misa de acción de gracias, en la misma plaza San Pedro, que si bien fue multitudinaria, ya no fue tantísima gente como a la canonización, y allí pudimos estar ubicados en un muy buen lugar cercano al altar, seguir la Misa con atenta devoción y comulgar con muchos hermanos de todo el mundo.

Y el miércoles 30 fuimos a la audiencia pública del Papa Francisco en la Plaza, en un lugar muy cercano a él. Pudimos saludarlo y recibir su bendición, aunque no dialogar con él porque la cantidad de personas hacía imposible el contacto directo. En la zona especial donde nos ubicaron (gestión de nuestro obispo) había el doble de personas de lo que habitualmente hay... Roma, ciudad invadida por el fervor cristiano.
Audiencia Pública Papa Franciso - 30 de abril

Completamos en Roma otras visitas: San Pablo de Extramuros, San Juan de Letrán, Iglesia del Gesú (de los jesuitas, con la tumba de San Ignacio de Loyola), catacumbas, Plaza Navona, el Panteón, Fontana di Trevi, y varios sitios históricos más.

Es un gran regalo de Dios haber vivido esta peregrinación por Italia y ahora poder compartirla con todos ustedes.

Saludos y bendiciones a todos.
Felipe

2 comentarios:

  1. Mil gracias por compartir tan linda experiencia, espero en Dios hacer un recorrido de esa magnitud. Una lluvia de bendiciones mi estimado Felipe y sepa que su evangelización nos ayuda a muchos. Saludos afectuosos desde California.

    ResponderEliminar
  2. Querido Felipe. Estuve en Italia y participé en Canonizaciones y ahora tu con esta manera tan rica de narrar lo que has vivido, me has enriquecido y también hecho revivir lo que en su día participé.
    Mil Gracias .....Hoy Fiesta de Nuestra Señora de Luján te tengo presente a ti y .....a toda Argentina. ¡¡Argentina!! Canta y camina.... Un gran abrazo

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario.