viernes, 26 de abril de 2013

"Buenos días, habla Francisco"


Esta mañana a las 10.05 llamó al Arzobispado de Córdoba desde Roma, el Papa Francisco, lo atendió el portero Cruz, el Papa le dijo “Buen días, habla Francisco”, el portero que no imaginaba una llamada del querido Papa Francisco sin la intermediación de una secretaria o secretario, le preguntó “¿Qué Francisco?”; “el papa Francisco, necesito comunicarme con el Obispo”, le contestó el Santo Padre.

Entonces el portero confirmando que realmente se trataba del Papa y casi sin aliento por la enorme sorpresa, le dijo: “Su Santidad porque no me da una bendición”. El papa le dijo “Hijo te doy la bendición si encontrás al Obispo”.

Inmediatamente le dio la bendición y le pasó con el Secretario de Audiencias, el padre Pablo Márquez, quien en una mezcla de asombro,  alegría y despojado de todo protocolo le dijo: “Hola padre Francisco! El Obispo está en una reunión, voy a buscarlo”, a lo que el Papa le dijo “Hijo llamo en cinco minutos”. Y se cortó la segunda llamada.

El padre Pablo fue inmediatamente al primer piso del Arzobispado a buscar al Obispo, lo llamó para comunicarle la noticia, y de inmediato sonó el teléfono por tercera vez, era nuevamente el Papa Francisco que insistía para comunicarse con monseñor Ñáñez. En esta oportunidad le dijo al portero en tono de sana picardía “Ahora estás convencido que soy el Papa…”

Más gestos de humildad

La llamada tuvo un tono de cordialidad y fraternidad admirable. El Santo Padre llamó para agradecer cordialmente a monseñor  Ñáñez por su carta, que había recibido ayer.

Monseñor Ñáñez  le había escrito esta carta mientras participaba de la 105° Conferencia del Episcopado la semana pasada, en la que saludaba al Papa Francisco felicitándolo, expresando la adhesión a su tarea y a su labor pastoral como sucesor de Pedro, y en la que también le pedía su bendición para el ministerio y para toda la diócesis de Córdoba.

En esta llamada el Papa también dejó su bendición para todos los cordobeses y para los colaboradores más directos del Obispo. Cuando el Obispo relató con gran alegría este momento, comentó que cuando atendió a Francisco lo trató de “Jorge” del mismo modo que se trataban antes del 13 de marzo de 2013, lo que revela la cercanía de los pastores que tanto bien hace a nuestra Iglesia.

Copiado de la página del Arzobispado de Córdoba

1 comentario:

  1. Dios bendijo a este hombre desde que nació, igual que a todos nosotros, pero el Papa Francisco sí que supo aprovecharla y ahora nosotros somos los privilegiados con toda esa enseñanza de humildad que nos está dando.

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario.